Opinión del editor del 22/05/2019

En Polonia lo que durante años no consiguieron reportajes en la prensa o en la televisión independiente sobre repetidos casos de violaciones y abusos sexuales de niños por parte de sacerdotes católicos y el silencio
que los rodea, lo ha obrado una película documental en internet. El documental “ No se lo digas a nadie” ha logrado que lo hayan bajado de la red 11 millones de personas, conmocionando a la opinión pública, provocando una avalancha de demandas de dimisión colectiva del episcopado y ha sacudido a la jerarquía católica polaca. El gobierno resolvió ayer modificar de manera urgente el código penal elevando a 30 años la pena por pedofilia. El Gobierno quiere instituir la pena de cadena perpetua incondicional en los casos más graves.

Alberto Revuelta

5total visits,1visits today

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.