Opinión del editor del 23/03/2020

Aunque no esté de moda citarlo, ni siquiera en China y menos en el PCC, comienzo con una recomendacion del camarada MAO que a los que estamos encerrados como parte de los movilizados en la guerra contra el virus pandémico que desea vencernos «Conoce al enemigo, conocete a ti mismo y podrás combatir en cien batallas sin fracasar». Al virus vamos conociendolo a trancas y barrancas. Conocerse uno a uno mismo es harina de otro costal. ¿Cómo vamos a reaccionar encerrados en la intimidad de nuestras madrigueras, solos o rodeados de familiares si, como todo hacer prever, la situación dura hasta mediados de mayo o, incluso, junio?.

Propongo que nos ejercitemos en la doliometría de Kepler. Este sabio caballero, matemático de mucho brio, consideraba su cosecha de vino, y el liquido que alegra el corazón del hombre, como un asunto de cuidado y, a tal fin. dedicó largas horas a diseñar una barrica para su vino que tuviera la mínima cantidad de madera y el máximo de contenido cúbico- Con tanto afán sopeso, calculó, midió. dibujó y comprobó sus notas y números para conseguir el barril de roble para su vino que los convirtió en la base del cálculo infinitesimal. Cada uno de nosotros, privados voluntariamente de nuestra libertad deambulatoria podemos dedicarnos a inventar y diseñar aquello que más nos ilusione, plazca o necesitemos. Doliómetras necesita España.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.