Opinión del editor del 25/12/2019

Hoy es Navidad. Personalmente paso de la presión de hacer de Jesús un placebo del humanitarismo irredento e ineficaz, al uso. Tengo los suficientes años de lucha y resistencia. Respeto, intima y externamente, a quienes han decidido que Dios ni existe, ni ha existido nunca, y jamás existirá porque es un producto humano como los de Sony. A mi la conciencia del silencio del que venimos y al que vamos, me sobrecoge y me resisto como gato panza arriba a creer que las cosas son así por casualidad. Racionalmente no comprendo ni comparto esa postura. Y los que la defienden saben tanto como yo de lo real, de lo real. O sea nada. Así que como los grupos que iniciaron la difusión de la realidad humana debJesus el Galileo, eran pocos, mal avenidos, torpes y pecadores y yo lo soy, me siento bien entre los miles de personas iguales que siguen creyendo en Dios con rostro del Nazareno.

Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.