Opinión del editor del 26/05/2019

Francia e Italia han financiado, como Estados, la reconstrucción de la iglesia de
Santa María del Sufragio que fue destruida por el terremoto que se produjo en
L’Aquila el 6 de abril de 2009, rebautizada por los vecinos como “el alma santa”
como una victoria sobre la fatalidad. Muestra así que los templos unen a su función
de lugares decoración y espacios de celebraciones litúrgicas, o artísticas,
contienen en sí una dimensión creadora de silencio, de arte, de asombro, de
historia.
Alberto Revuelta

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.