Los descubrimientos arqueológicos de Tikal sepultan el supuesto pacifismo maya e iluminan la desaparición de una cultura milenaria

José Elias. Ciudad de Guatemala – 08/02/2019

La Fundación Pacunam (Patrimonio Cultural y Natural Maya), un consorcio internacional de arqueólogos e investigadores, ha revelado al mundo una noticia que ha conmovido a los estudiosos y que promete reescribir la historia precolombina de Guatemala: el descubrimiento, en un área de 2.144 kilómetros cuadrados de Tikal —en el departamento de Petén, al norte del país—, de más de 60.000 estructuras, edificios monumentales, 105 kilómetros de calzadas, un complejo sistema de canales para distribución de agua y hasta 59 kilómetros de murallas defensivas.

El hallazgo es fruto de años de trabajo de equipos de arqueólogos, en su mayoría estadounidenses y guatemaltecos, y abre la puerta a investigaciones en zonas inéditas en grupos de estructuras de vigilancia y una ciudadela fortificada que cambian la percepción de los expertos sobre la manera en que los mayas practicaban la guerra. La historiografía oficial concebía tradicionalmente la cultura maya como una civilización pacífica, dedicada fundamentalmente a la astronomía y las matemáticas, de lo que sería ejemplo el calendario maya (lunar y tan preciso como el gregoriano que nos rige) o el descubrimiento del concepto matemático del cero.

Pero los últimos descubrimientos obligan a reinterpretar esta visión, como comenta a EL PAÍS el doctor en Historia José Cal, profesor de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Para empezar, señala, hay que considerar una nueva densidad poblacional y una complejidad social mucho mayor. “Esto cambia completamente el análisis sobre los asentamientos humanos en toda la zona, su vida social, económica, política y religiosa”, puntualiza, al tiempo que subraya que la existencia de murallas defensivas termina de sepultar la visión idílica de los mayas como un pueblo esencialmente pacífico. “Eran pueblos que combatían entre ellos y donde se daban relaciones de poder, con luchas intestinas”.

Uno de los expertos de Pacuman, el arqueólogo Edwin Román, recuerda que la teoría tradicional apunta a que las guerras de los mayas tenían un carácter ritual: la captura de prisioneros para ser sacrificados a los dioses. “Los nuevos descubrimientos señalan que la guerra fue bastante más frecuente”, afirma, y añade que esta habría sido una de las causas para el abandono de las grandes ciudades, pero no la única. “Sabemos que se abandonaron por una conjugación de factores, como sequías prolongadas, determinantes en una sociedad agrícola en un ambiente hostil”.

En esta apreciación coincide el arqueólogo Bernard Hermes, que en una conversación telefónica desde Petén señala que el mayor impacto de estos descubrimientos es la nueva visión de la Guatemala precolombina. “Cambia las perspectivas de cómo se desarrolló la cultura maya. Obligará a la reinterpretación de ciertos aspectos de la historia, como la demografía, y permite el conocimiento de nuevos sitios arqueológicos. Es un trabajo gigantesco que seguramente sobrepasará las capacidades del Gobierno”, subraya.

“Este mapeo, obtenido gracias a la tecnología avanzada de la NASA, nos permitirá entender en su justa dimensión la importancia de la civilización maya, particularmente en aspectos como el manejo del ambiente y sus interacciones, incluyendo la guerra” comenta la presidenta de la Fundación Pacunam, Marianne Hernández. “Ha generado un interés extremo a escala mundial para entender la civilización maya. Ahora podemos ver, en toda su complejidad, una civilización que hasta ahora estaba en desventaja frente a otras culturas”, concluye.

La historia tradicional siempre colocó a Tikal como el epicentro de la cultura maya. La nueva perspectiva que surge de estos nuevos hallazgos lo coloca como “un centro ceremonial de primer orden, con una función muy importante como observatorio astronómico, pero no el único”, en palabras de Cal, que subraya que esta nueva realidad será determinante para reescribir la historia nacional.

El periodista Carlos Tárano, con estudios de arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, califica como “fundamental” el papel de Tikal en la historia de los mayas. “Fue, con Calakmul, en el actual Campeche (México), y con Caracol (ahora Belice), una de las tres grandes ciudades mayas del periodo clásico”. Cada una de ellas ejerció, por largos periodos, un dominio absoluto sobre el territorio de Petén, por lo que rivalizaban, con Tikal como enemigo a vencer. “Tikal”, añade, “es clave primero por su antigüedad (unos 500 años antes de Cristo) y porque recoge los monumentos más representativos de la época clásica maya y porque siempre fue una de las ciudades de mayor extensión que, con los nuevos descubrimientos, cobra una dimensión enorme, de más de 100.000 habitantes”.

“Tikal representa la culminación de un largo proceso de desarrollo económico, político, social y religioso. Su construcción abarcó siglos, entre los años 600 y 900 de nuestra era y cuenta con gran cantidad de monumentos, estelas, que se dedican a contar la historia de los gobernantes o a conmemorar hechos históricos importantes”, dice a EL PAÍS el arqueólogo Edgar Carpio. Geográficamente, agrega, Tikal fue un punto estratégico por el que pasaban los caminos de comercio hacia las tierras altas de Guatemala y hacia el actual México: “No fue una ciudad aislada ni era única”.

Esta serie de recientes descubrimientos pone a Guatemala ante el desafío de estudiar a fondo una nueva realidad y proteger este tesoro cultural frente a los expoliadores de tesoros precolombinos, a los que está muy expuesto el país centroamericano.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

NUESTRA SEÑORA

1. Si los datos de su hijo, el famoso Jesús de Nazaret, el Galileo, son ciertos y parece, hoy por hoy, que lo son, ella, su madre vivió en la aldea donde lo alumbró.

2. Si los datos de su hijo primogénito son ciertos, y hoy los sabios los
consideran tales, y nosotros los que no somos sabios los conocemos desde
chicos por nuestra señoras madres y abuelas, lo concibió antes de convivir
desposada con José, carpintero o artesano en la aldea y en sus alrededores.

A Jose que la amaba, no le causo trastorno en llevarla como esposa a su
casa.

3. Si los datos de su hijo mayor son ciertos, tuvo cuatro varones más,
Jacobo, Jose, Judas y Simón y unas cuantas hijas que vivían en la aldea
cuando su Jesus tenía treinta y tantos años y se dejó caer por allí con bronca
en la sinagoga y amenazas después.
4. Si los datos de su archinombrado hijo Jesus son ciertos, ella tenía buen
genio, mandaba mucho y gobernaba a sus otros cuatro varones, y no digamos a las hijas, con mano firme y brazo extenso. Los hizo ir a Cafarnaun a traerse con ella al frente al hombreton que se creía el enviado, con una misión de cambiar la vida a los que se le unieran.

5. Ella no creía en cambios de vida ni quería cambios vida de nadie. Había
sufrido al quedarse embarazada fuera del cauce consolidado en la aldea. Y
gracias a Jose mantuvo la posición y pudo gobernar marido e hijos e hijas y
hacerse respetar por las vecinas y las malas lenguas. Y siempre queda algo
que te duele la vida cada día. Los hijos son como flechas en la aljaba.

6. Su hijo, el suyo de ella y de nadie más, con la manía de hacer un grupo de
seguidores no le hizo caso alguno en público y ante gentes de Cafarnaun.
Desde entonces, enfurruñada y mujer de aldea cerrada y con carácter, lo
dejó ir y no volvió a andar cerca, ni lejos de él. El hijo que fuera sólo suyo, dejó de serlo para cambiar a una familia de gentes, mujeres y hombres que
le eran ajenos y que ella no entendería nunca.

7. Si los datos de su hijo, el famoso, son ciertos, podemos saber del carácter
y de los sentires de ella, su madre. Así podría hacer mixtos a una higuera
que debía dar fruto porque ella lo pidiera; podía echar un broncazo a sus
vecinas como su hijo a Pedro; podía equivocarse sobre personas y verse
traicionada, como le pasó a su hijo con judas; podía tener iniciativas que no
fueran a ningún sitio. Podía llorar cuando un hijo de una vecina moría y
angustiarse ante una niña que enfermaba y podía morir y darle la mano a un
desgraciado para ayudarle a levantarse y charlar horas y horas con una vecina que había vivido en pareja con con cinco hombres uno tras otro. Su hijo, en mucho, había salido a ella. En lo bueno y en lo malo. Ella lo sabía.

8. No estuvo cuando mataron a su hijo primogénito. No estuvo cuando lo
enterraron o lo echaron al osario común. No tenía ni idea de donde lo habían
puesto.

9. Cuando sus hijos varones decidieron ir a Jerusalén cuando Pedro y los
demas se asentaron allí y empezaron a hablar de Jesús y sus hechos y dichos, para reclamar que ellos eran su familia, ella se fue allí.

10. Esto sabemos por los santos evangelios y eso que quienes escribieron, casi todos le hicieron el favor de enaltecerla y contar las cosas para dejarla en buen lugar. 11. Esta es Nuestra Señora. Todos los cristianos sabemos lo que aquí se cuenta. Y aunque los que mandan en las iglesias han tratado de hacer de ella una reina todopoderosa, todos los cristianos sabemos que lo dicho aquí está debajo de ropajes, coronas y obispos incensando.

12. Esta es Nuestra Señora. Como tuvo sola a Jesus y ese Jesus vive en
muchos de nosotros, se ha hecho bendita entre todas las mujeres, pues ninguna ha tenido un hijo tan famoso y tan querido y que viva tantísimo tiempo. Y se lo decimos a lo largo de los siglos. Y por eso se hicieron templos y lugares de recuerdo. Y uno de ellos, precioso, signo del poder de reyes y de ricos, lugar de dominio también sobre cerebros y conciencias, concentración de bellezas y colores del sol atravesando rosetones, sitio de hablar de penas y callar afanes, de llorar a solas y esperar asombros que a veces llegan y casi nunca asoman, de cantar en alto para ahuyentar al Fhürer y a los otros malvados que tienen tropas, guillotinas, dineros y
quieren más de todo, se ha quemado.
13. Se ha quemado un lugar de belleza, de luz, de silencio, de historia, de
arte, de mentiras y duelos, de poderes ocultos cuando no simulados.

14. ¿Pero Nuestra Señora?. Nuestra Señora no puede arder. La mujer cuya
vida, se cuenta a retazos en los evangelios, no puede arder. Es
incombustible como su hijo. Es poesía pura de siglo en siglo transmitida y
cantada. La poesía no arde, hace arder.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del editor del 16/04/2019

Hace unos días, Mick Jagger, el famoso cantante y líder de los Rolling Stones, banda británica formada en 1962, ha sufrido algún tipo de crisis cardiaca que obligó a suspender la gira internacional que tenía programada el grupo musical. Ya se recuperó del achaque y parece que las actuaciones programadas van a continuar. Traigo hoy una constatación que el propio Jagger hizo hace unos años: Tan pronto como comienzas a creerte importante, te vuelves menos creativo.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

UN DESASTRE VISTO COMO OPORTUNIDAD Márius Carol, director de La Vanguardia

EL Gobierno escocés ha publicado un anuncio en la web una bella imagen de su costa y el siguiente menaje: “Que vosotros seguís contando mucho para nosotros”. En cas no tenga marcha atrás, Escocia tiene previsto plantear u referéndum de independencia, porque uno de los argum pesaron para conseguir que los escoceses la rechazaran f el coste que supondría la salida automática de la UE si s como Estado al margen del Reino Unido. La campaña p Escocia en diferentes diarios europeos, en la recta de las la Cámara de los Comunes para ver cómo se organiza la acto de amor a Europa, pero igualmente una amenaza p En Escocia dos de cada tres ciudadanos votaron en cont la UE, y el Parlamento escocés rechazó hace apenas tres aplastante mayoría, el acuerdo del Brexit.
Los británicos que refrendaron la salida de la UE pensan orden del antiguo imperio y en recuperar la soberanía ce continente pueden encontrarse con un Estado que acab Por una nueva consulta en Escocia y por otra demanda d Irlanda del Norte. De hecho, la presidenta escocesa, Nic declarado recientemente que ve Escocia como un país i el Brexit. Los escoceses han estudiado lo que representa Europa. Mike Russell, ministro escocés para el Brexit, ha supondrá una reducción de 10.000 millones de euros de plazo.
Es posible que Sturgeon haya leído a su compatriota Ar​t cuando escribió, en El perro de los Baskerville, que “no estimulante que un caso donde todo va en contra”. La pr siente que el Brexit es un absoluto desastre, pero que fin Escocia puede ser una oportunidad.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del editor del 15/4/2019

Las puertas giratorias de personas con representación política que dejan la misma puede tener ejemplo de estos días. El bufete que ha fichado a Santamaría impulsa al menos siete demandas
contra el Estado en tribunales de arbitraje. Una de estas cortes de mediación falló la semana pasada a favor de la empresa estadounidense Nex Era, representada por Cuatrecasas, que reclama a España 291 millones de euros por el recorte a las renovables. Además, el bufete defiende a dos compañías japonesas (JGC Corporation e Itochu Corporation), una alemana (BayWa r.e.), otra británica (InfraRed), una luxemburguesa (Renergy) y a un holding suizo (Schwab Holding AG). Cuarteladas representa así a más del 20% del total de 32 reclamaciones presentadas contra España ante el CAIDI. Pues qué bien con doña Sáenz de Santamaría.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

No sólo de graffitis se nutre el street art

Julio Anaya lleva el arte de Monet, Gauguin, Vermeer y otros pintores conocidos a las calles.
Publicado por Laura Gómez Ruiz, en La Vanguardia, el 01/04/2019

No sólo de graffitis se nutre el street art. Esto es algo que Julio Anaya
tiene muy claro. Graduado en Bellas Artes, este joven de 31 años ha
sorprendido en Instagram con las obras de arte efímeras que
plasma en diferentes lugares abandonados. Monets, Gauguins,
Vermeers… “Cuadros que cualquier persona, aunque no esté muy
metida en el mundo de arte, podría reconocer”, explica el artista a La Vanguardia.

Su objetivo es transformar espacios desangelados en auténticas salas de museo. Una iniciativa ambiciosa, pero que cumple con creces, pese a que sea consciente de que, probablemente, algunas de sus pinturas “nunca lleguen a ser vistas por nadie”. “En parte, es ahí donde reside la magia”, reconoce, pues “aunque solo la naturaleza sea testigo de ellas, ya cumplen su función”. Sean o no observadas, Anaya les dibuja su marco a todas ellas, creando así un efecto visual digno de especialista.

Suelo visitar estos lugares con un amigo que pinta graffiti. Soy un artista de estudio y no conozco muchos lugares; Fue mi amigo quien un día me dijo: ‘Oye, pintemos la calle’. Y dije, ‘¡Ok!’ Mi estudio es ahora la calle”. Una vez los hace suyos, el malagueño nunca desvela sus rincones secretos. “Dejo que la gente los busque. Algunos son fácilmente reconocibles, al menos para los lugareños. Otros tienes que romperte bastante el coco para encontrarlos”. Pero no es la primera vez que otros artistas callejeros descubren su escondite y dibujan sobre sus peculiares cuadros. No es algo que le enfade, pese a que le lleve un mínimo de cinco horas crearlas. La más compleja hasta la fecha le ha tenido retenido una semana.

“Entra dentro del juego del street art. Hoy puedes ver algo precioso en un muro y, cuando vayas mañana a observarlo de nuevo, que haya desaparecido. Es entonces cuando aprendes a valorar el arte, a comprender que puede ser efímero. Te nutres de él, por si cuando vuelvas ya no está. Disfrutas del momento y te obligas a tener un poco de calma”.

Lo que empezó como un hobby ha acabado abriéndole las puertas al mundo. Acaba de volver de Canadá, donde ha presentado una exposición individual. Pero en su lista también aparecen lugares tan variopintos como Escocia, Italia, Portugal, Suiza, Ámsterdam o Miami. “No puedo negar que gracias a Instagram he podido dar a conocer mi trabajo. Las redes son muy importantes, y una gran plataforma, tanto para profesionales como para artistas amateurs”.

Cuenta Anaya que más de uno le ha echado el ojo a sus obras. “Estoy muy contento con la aceptación que han tenido. Tengo incluso lista de espera, lo que todavía hoy no deja de sorprenderme”. De hecho, eran tantos los interesados en comprar su trabajo, que Julio meditó como podía hacer para responder a sus peticiones. “Quería que las pinturas tuvieran la misma esencia, así que empecé a recoger algunos cartones que estaban tirados por el suelo de muchos de los lugares donde iba a pintar. Luego iba a mi estudio y, después de desinfectarlos, los trataba y empezaba a pintarlos.

Una vez acabados, los expone en sus redes sociales, donde rápidamente encuentra interesados, que están dispuestos a pagar unos precios que oscilan entre los 500 y los 1.500 euros. Algo que no resulta extraño, pues no hay publicación que haga a la que no le lluevan los halagos.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del editor del 14/ 4/2019

Hoy hace ochenta y ocho que fue proclamada la II República Española. Con
alegria y con entusiasmo. El 14 de abril de 1931 pocos sospechaban que la falta
de inteligencia de unos, la soberbia ceguera de otros, la falta política de creer quelas palabras eran suficientes, la cobardía de otros, las felonias de quienes habían jurado defenderla y servirla, iban a llevar a una guerra civil, con cientos de miles de muertos, exiliados, represaliados y presos a España. Hay motivos para recordar
y aprender. Hay motivos para mirar adelante, al suelo, alrededor y razonar, planear, trabajar y construir.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

IDEAS › Publicado en EL PAIS, de donde lo reproducimos

Julia Cagé: “Las ideas de derechas tienen más peso porque están mejor financiadas”
conomista crítica con el elitismo en política, apuesta por incluir a más representantes de clase trabajadora para evitar crisis como la de los ‘chalecos amarillos’

MARC BASSETS

Los datos son inapelables; pero sus recetas están abiertas a la discusión. La economista francesa Julia Cagé (Metz, 1984) mezcla el rigor académico con la voluntad de implicarse en el debate público. En su libro Le prix de la démocratie (El precio de la democracia) recopila y desmenuza décadas de información sobre la financiación de los partidos y las campañas en varios países occidentales. Explica cómo el dinero privado —donativos con deducciones fiscales— condiciona los resultados electorales y las políticas de los Gobiernos. Y propone un imaginativo sistema de financiación pública, y listas electorales que obligatoriamente incluyan a miembros de la clase trabajadora.

PREGUNTA. Los chalecos amarillos, sin dinero y sin organización, han tenido un mayor impacto político que los sindicatos, y los partidos bien financiados. ¿No desmiente esto la tesis de su libro?

RESPUESTA. Más bien veo los chalecos amarillos como
una prueba de que las categorías populares o modestas ya
no se sienten representadas por la clase política ni por
Macron, y que las medidas que ha tomado desde el
principio del quinquenio solo benefician a los más favorecidos y no a los tres cuartos de franceses más humildes. ¿Y cómo han hecho para hacerse escuchar? Liándola, por decirlo de manera un poco cruda. Y eso no me parece una manera sana de hacer política. En un sistema sano, los problemas que ponen sobre la mesa, que me parecen justos, habrían sido objeto de debate público. Ahora, no creo que lleguen a las elecciones europeas, precisamente porque no hay dinero, ni financiación pública, ni organización. Oliver Nachtwey: “Ahora nadie es responsable de ti, ni el empresario ni el Estado. Estás solo”

P. Pueden votar. Un voto de un chaleco amarillo vale igual que cualquier otro.

R. Sí, pero el voto de alguien que está en los chalecos amarillos o mi voto hoy vale mucho menos que el de una persona que tenga mucho dinero. Este es el problema de nuestras democracias. Tenemos el voto en las urnas y, de otro lado, la cuestión de la financiación de los partidos y las campañas, pagadas por personas que forman parte del grupo de los muy favorecidos. Al final estos tienen más voz que yo. Por eso los chalecos amarillos no se sienten representados y no confían en el sistema democrático, y por eso aumenta la abstención o el voto populista.

P. ¿Cree que Macron ganó gracias a la financiación de su campaña?

R. Lo interesante es ver cómo un partido que no existía un año antes puede ganar. Es la formación política que en un intervalo más corto recaudó más dinero. Desde su creación en 2016 hasta finales de 2017, La República en Marcha recaudó más de 13 millones de euros, la mayor parte de donaciones de 7.500 euros, el tope permitido. En el contexto francés es una cifra enorme, aunque en Estados Unidos no sería mucho.

P. Las políticas de derechas se explican básicamente por el dinero que reciben, según usted.

R. Las políticas de derechas económicas. No es lo mismo con las cuestiones sociales, donde las preferencias de los muy ricos no siempre se inclinan a la derecha. En EE UU, el partido Demócrata es tan conservador en el plano económico como el Republicano. Este es el fracaso de Hillary Clinton: las clases populares no se sienten representadas por ella. Y en Europa, ¿quién acometió la gran política de flexibilización laboral en Reino Unido? El Partido Laborista. ¿En Italia? Matteo Renzi, del Partido Democrático, la izquierda. ¿En Alemania? El SPD de Gerhard Schröder. ¿Y qué ocurre hoy? En Alemania la AfD nunca ha estado tan arriba, porque las clases populares ya no se sienten representadas por la izquierda, y van a la extrema derecha. En Italia, la caída de Renzi ha provocado la victoria de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas. En Reino Unido tenemos el Brexit, y en EE UU, a Trump. Ha habido un divorcio entre las clases populares y los partidos históricamente de izquierdas en cuestiones económicas.

P. Usted parece creer que hay una especie de corrupción inherente en la derecha. Quizá hay personas de derechas que simplemente creen que sus ideas son mejores para mejorar la sociedad.

R. No es corrupción, el sistema es legal. Pueden ser mejores las ideas de
derechas, o las de izquierdas, pero el problema hoy es que las de derechas tienen más peso porque están mejor financiadas.

P. ¿Cuál es la solución?

R. Lo primero es limitar drásticamente los donativos privados. En segundo lugar, la democracia tiene un coste, y si no queremos que lo cubran intereses privadosy que capturen el juego democrático, es necesario que los sufrague el poder público. Propongo un sistema igualitario de financiamiento de la democracia: lo que llamo los bonos para la igualdad democrática. Consiste en dar anualmente a cada ciudadano unos siete euros de dinero público, en Francia, para que financie al movimiento político de su elección.

P. También propone una Asamblea mixta, que incorpore a representantes de las clases populares para representar mejor al conjunto de la sociedad. ¿Qué impide hoy a un obrero ser diputado?

R. Primero, se necesita dinero para hacer campaña. Esto implica que ya hay una criba. Incluso para las legislativas, la aportación media del partido es del 25% o 30% del gasto total, por lo que hay que encontrar financiación complementaria.

P. ¿Quién pone el resto?

R. En Francia, el candidato usa su propio dinero, o el del partido, o donativos privados. Si emplea su fortuna personal le pueden rembolsar el 47,5% del límite de gastos si obtiene más del 5% de votos. Esto explica la sociología de los cargos electos. Imagine que usted es cajera de supermercado. No tiene casa ni activos. Gana 1.200 euros al mes. Va al banco y dice: “Me presentaré a las elecciones en tres meses. Necesito adelantar 30.000 euros, pero no se preocupen, sacaré más del 5% y lo devolveré”. El banco no presta nunca. Si usted es abogado, ya tiene el dinero o al banco no le importa prestárselo. Esto discrimina y hace que teggamos muchos menos candidatos de grupos sociales más desfavorecidos. Y otra cuestión: las cosas como son. Al hablar de una Asamblea mixta con partidos como el socialista o los verdes se admite off the record que están tan desconectados de las clases populares que, si mañana quisieran hacer listas mixtas, no lo lograrían.

P. Con este sistema, ¿habría habido un fenómeno como el de los chalecos amarillos?

R. No, porque habrían podido expresar sus reivindicaciones en la Asamblea Nacional. Todo habría pasado por la vía del debate democrático y no por los neumáticos quemados en las calles.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Opinión del 12/4/2019

Tenemos las elecciones generales a punto de caramelo y quizá sea el momento de
ofrecer unas recomendaciones de un sabio que vivió entre 1774 y 1810 por parajes
de Ucrania, tan alejados de nosotros, como los habitantes del lugar donde nació de lo que vivió entonces. Se trata del Rabí Nachman de Breslau. Sus enseñanzas aún se comentan entre quienes siguen promoviendo lo que él transmitió. Moshe My Koff, ha publicado algunas en un librito que se llama La silla vacía,editado por José J. de Olañeta. Ofrezco algunas para acertar al elegir:
Lo más importante es no tener miedo.
Escoge con inteligencia Todo principio requiere que abras una puerta Cuando el mundo exterior se quiebra, promueve la búsqueda de la verdad.

Alberto Revuelta

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

NO. NO LO LLAMEN DESOBEDIENCIA CIVIL

Javier de Lucas Publicada el 25/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 24/03/2019 a las 14:27. Reproducido de INFO.LIBRE

Entre los defensores de la causa secesionista en Cataluña, pero no sólo, se ha convertido en lugar común sostener la desobediencia como estrategia política e invocar en su apoyo la tradición de la desobediencia civil. No me ocuparé de la contradicción en que incurre el Govern de la Generalitat –cuya legitimidad de origen se basa indiscutiblemente en el refrendo democrático, libre y por cierto abrumador en Catalunya a la Constitución de 1978, es decir, al orden constitucional– cuando espolea a los ciudadanos a desobedecerla de facto, cuando les parezca bien, a ignorarla unilateralmente (“apreteu”).
Menos todavía, de esa flagrante violación del orden legítimo que se produce cuando un Govern desobedece las decisiones del órgano independiente propio del Estado de derecho en períodos electorales (la Junta Electoral Central), jugando al engaño con lazos y pancartas. Si la autoridad de la que emana el Derecho y encargada de hacerlo cumplir convierte aleatoriamente (según su arbitrio) la obediencia a sus normas en una opción, deja de tener capacidad de exigir obediencia: no puede existir un derecho genérico a la desobediencia sin que la noción de Derecho desaparezca. A mi juicio, pierde así la razón para exigir a su vez obediencia a los propios mandatos, a sus leyes. Simplemente, ese mensaje no es que sea irresponsable, es que no es serio.

Cuestión absolutamente distinta es la del «derecho a la desobediencia
civil». Pero, por las razones que expondré, tampoco me parece justificada esta invocación que se hace desde el secesionismo de la noble tradición de la desobediencia civil. Añadiré que considero absolutamente impropio equiparar a algunos de los protagonistas del procés (políticos, como Mas, Junqueras, Rus o Turull y representantes de la sociedad civil como Cuixart) con reconocidos representantes de la tradición de la desobediencia civil y de la lucha contra la discriminación en derechos humanos y fundamentales, una lista que va de Rosa Parks, M.L.King o Malcom X, a Gandhi o Mandela.
No me lo parece, sobre todo cuando, como trataré de mostrar, es discutible que todos esos nobles precedentes practicasen la desobediencia civil y no, más bien, el “derecho de resistencia” que, en su versión iusnaturalista, cabe remitir al alegato de Antígona. Por no hablar de la, a mi juicio, indebida apropiación de ese concepto cuando se recurre a analogías que, en mi opinión, son de todo punto impropias. Así, afirmaciones como, por ejemplo, ”está en nuestro ADN”, (sic) para sostener la peregrina tesis de que «el pueblo catalán» es pacífico por naturaleza, muy en la línea romántico/naturalista y absolutamente acientífica de Möser y Herder (los pueblos como plantas de la historia), de donde la criminalidad, la violencia, serían cosa de los no catalanes.
El mismo pueblo que según esta tradición épico-romántica, tiene como símbolo sagrado un himno que exhorta al «pacífico» bon colp de falç y entre sus iconos, los guerreros unas veces victoriosos (almogávares, el tambor el Bruch) otros, derrotados (Rafael Casanovas, Josep Moragues). Peor aún, se sostiene como meritoria una argumentación que supone una notable confusión de los órdenes normativos que ha costado siglos separar: la distinción entre lo que es pecado y lo que es delito, para entendernos. Así sucede cuando el Sr Junqueras y algunos otros utilizan la referencia a sus convicciones religiosas y morales o su afiliación a movimientos parroquiales, o a ONGs religiosas, como prueba –jurídica– de su inocencia, sin que nadie parezca alarmarse por esta versión de

nacionalcatolicismo que parece impregnar a una parte de los militantes de la causa del procés, con el sagrado tótem de Montserrat de fondo. Por cierto, un tótem que ampara abusos sexuales, según hemos sabido, sin que hayamos escuchado condena o exigencia de responsabilidades por parte de Puigdmont, Torra o Artadi.
No. Sostengo que el hecho de recurrir a estrategias de movilización ciudadana, vinculadas a la historia de desobediencia civil, no constituye necesariamente desobediencia civil, sino que en muchas ocasiones –a mi juicio, en ésta– es otra cosa: rebeldía (que no rebelión en el sentido penal), o incluso revolución; eso sí, no violentas.
No basta con la no-violencia para que podamos hablar de desobediencia civil
El quid de la cuestión, a mi juicio, es que para hablar de desobediencia civil no basta que las actuaciones que la invocan tengan el rasgo de no violentas. Hace falta algo más. Y por eso creo que en las manifestaciones ciudadanas, pacíficas, organizadas por diferentes agentes de la opción secesionista falta un elemento clave de la noción de desobediencia civil, tal y como la entienden desde el padre del concepto moderno, H.D.Thoreau, hasta gentes como H.A. Bedau, B.Russell, H.Arendt, J.Rawls o J.Habermas.
Para que los actos de desobediencia constituyan desobediencia civil es necesario, sobre todo, que invoquen un fundamento de legitimidad comúnmente aceptado, porque su objetivo no es impugnar el marco jurídicopolítico de convivencia, sino muy al contrario, impugnar una norma, una decisión, una actuación política, jurídica, administrativa que se entiende no es conforme con las reglas de juego que todos hemos aceptado. Se trata de apelar a la mayoría para convencerla de que el acto o decisión impugnado debe ser revisado para restablecer las reglas de juego comunes. Por eso, para conseguirlo, se puede acudir incluso a la violación de leyes que no se discuten ni impugnan, que es lo que llamamos desobediencia civil indirecta, la más frecuente, la que practican aquellos que, para llamar la atención sobre la ilegitimidad de una decisión, se
sientan ante un juzgado, o se niegan a pagar un impuesto que, de suyo, no impugnan.
Ahora, cuando tanto se habla del conflicto entre democracia y legalidad, entre democracia y Estado de Derecho, es necesario recordar que, en Estados constitucionales como los nuestros, donde los principios de legitimidad están incorporados directamente en la norma que establece las reglas de juego con las que hemos decidido organizarnos (o indirectamente: por ejemplo, por el reenvío a normas o criterios interpretativos del Derecho internacional), la desobediencia civil ya no apela a leyes naturales o divinas, sino a esas normas básicas que nos hemos dado a nosotros mismos como reglas de juego. Y eso, mal que pese a algunos, se llama Constitución.
El mandato de desobedecer
¿Eso quiere decir que no es nunca legítimo impugnar la Constitución? No, porque no cabe excluir la posibilidad de casos en los que el bloqueo político y la violación de derechos sean tan graves que contaminen de invalidez a la propia Constitución. Eso conduce a la rebeldía revolucionaria, al derecho de resistencia que, a su vez, como lo hicieron Gandhi o el segundo Mandela, que no consideraban legítimo el orden legal británico en India ni el régimen del apartheid en Sudáfrica, puede elegir la vía de la no-violencia. Pero en esos casos no es correcto hablar de desobediencia civil, pues ni Gandhi ni Mandela aspiraban a mantener las reglas de juego impuestas por los británicos o los afrikaners, sino a cambiarlas por completo, a sustituir un régimen evidentemente ilegítimo, por colonial, por antidemocrático, por otro, fruto de la libre decisión de los ciudadanos tratados como súbditos de un imperio ajeno.
Es posible e incluso legítimo (aun diría más, en algunos casos, obligado) impugnar unilateralmente la propia regla de juego, la Constitución: pero si y solo si se prueba que, en efecto, era antidemocrática (impuesta unilateralmente, como en los supuestos coloniales) o bien que ha devenido en la práctica en un orden ilegítimo, que mantiene graves violaciones dederechos humanos. Pero, pese a los esfuerzos de la retórica secesionista, ni la Constitución española de 1978 fue un ejercicio de dominio colonial sobre Catalunya, ni asistimos hoy en Catalunya y en España a una violación tan grave y generalizada de los derechos humanos que haya subvertido el orden constitucional, aunque, desde luego, hayamos vivido un retroceso preocupante en no pocas garantías de derechos en los últimos años, retroceso que debe ser denunciado y corregido y sus responsables deben rendir cuentas. Pero todos los indicadores internacionales siguen situando a España como una democracia constitucional, con indicadores incluso superiores a los de otros Estados de la UE, si se acude por ejemplo al número de condenas por el TEDH de Estrasburgo.
Quienes no aceptan el marco constitucional e invocan unilateralmente otros criterios de legitimidad diferentes de aquellos por los cuales hemos aceptado autoobligarnos la mayoría de los ciudadanos, a mi entender no deben hablar de desobediencia civil. La unilateralidad rompe con la civilidad y, una de dos: o es un abuso, o se pone abiertamente fuera de juego. En ambos casos, aunque se acuda a acciones propias de la tradición de la desobediencia civil, no se ejerce desobediencia civil, sino otra cosa. Es mejor para todos que así se diga y se defienda. Para no confundir, es decir, para estar de acuerdo y entendernos sobre a qué estamos jugando y qué nos estamos jugando.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario