“No solo viola a las mujeres Boko Haram, también el Ejército y los civiles”

La abogada nigeriana Fatima Shehu denuncia el doble trauma e impunidad que sufren las nigerianas desplazadas por la violencia del grupo terrorista en el noreste de Nigeria
ÓSCAR GUTIÉRREZ
Madrid 31 ENE 2018 – 21:55 CET
La abogada Fatima Shehu no se puede quitar de la cabeza la imagen de una niña de 10 años. La menor había sido violada en repetidas ocasiones por su padrastro. La madre lo sabía, así que Fatima habló con ella para que denunciara. “Me dijo que no, que no le
quitase a su marido de su lado, que nadie cuidaría entonces del resto de sus hijos”.

Y si Fatima y su organización encontraban alguna manera de cuidar y llevarse a la niña, que lo hicieran. Se encontraban en un campo de desplazados del Estado de Borno, en el noreste de Nigeria, corazón de la brutalidad de la secta terrorista Boko Haram. Es el “círculo vicioso” del que se nutren los abusos, la violencia y el terror, dice esta nigeriana, directora
de la Red de Organizaciones de la Sociedad Civil de Borno. Si las mujeres no tienen voz para denunciar a sus verdugos, las fechorías de unos y otros se reproducen hasta el infinito. Y vuelta a empezar.
Fatima Shehu nació en agosto de 1976 en Maiduguri, capital del Estado del que Boko Haram —que del hausa podría traducirse como “la educación occidental está prohibida”— ha querido hacer su particular emirato. En la última década, en la que el grupo liderado
por Abubaker Shekau ha atacado y atentado al sur del Lago Chad, entre 20.000 y 30.000 personas han muerto y más de dos millones han tenido que dejar sus hogares. Según datos de la ONU, unas 7.000 mujeres han sufrido la violencia sexual de manos de los
armados de Boko Haram. El secuestro en abril de 2014 de las más de 200 niñas de
Chibok puso la guerra contra la secta en la picota mediática. “Pero ese fue solo uno de los cientos de casos de secuestros de mujeres que se estaban produciendo”, apostilla Fatima, “antes ya se habían raptado a muchas otras y después también”.
La secta terrorista, dice esta letrada, de visita en Madrid para participar en un acto sobre el Lago Chad organizado por Oxfam Intermón, sigue no obstante secuestrando a mujeres.
“Son muy dinámicos, no sé cuáles son sus objetivos, pero siguen cambiando y
adaptándose”. Raptan, las violan, las mantienen como esclavas sexuales, las manipulan para que atenten como suicidas y algunas son liberadas por el Ejército o escapan durante
la noche. Y luego, ¿qué? “La violación de mujeres o niñas no se limita a Boko Haram, tenemos muchos casos de violaciones del propio Ejército y de los grupos civiles de defensa”. La Red de Organizaciones de la Sociedad Civil de Borno, que preside esta abogada, está presente en 17 campos de desplazados de este deprimido Estado nigeriano. En todos ellos han recibido denuncias de jóvenes asaltadas sexualmente por
estos dos grupos: cuando iban a recibir sus alimentos, cuando iban en busca de madera para el fuego, cuando pidieron ayuda a algún uniformado para trasladarse por los campos…
La organización Human Rights Watch ya documentó en octubre de 2016 43 casos de abusos sexuales en siete campos en este mismo Estado nigeriano. El Gobierno de Muhamadu Buhari ha abierto una investigación que aún no ha dado con conclusión alguna. “Eso desmoraliza a la comunidad y reduce la confianza del pueblo en el 2Gobierno”, afirma la letrada. Ha habido algunas detenciones y sentencias judiciales contra los uniformados, pero, como relata Fatima Shehu, “estamos más cerca de la impunidad que de la responsabilidad”. La organización que representa esta abogada ha recibido
denuncias sobre todo de violaciones cometidas por los comités civiles, nacidos para defender con armas ligeras las poblaciones allí donde el Ejército no llega. Esta fuerza de intervención se ha hecho con la seguridad interna de muchos campos. “¿A quién
denuncias si se comete un crimen? ¿Cómo vas a denunciar en este comité lo que ha hecho uno de sus miembros?”, señala la abogada, ponente el pasado año en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU dedicada a la crisis humanitaria desatada por la
violencia de Boko Haram.
Recuerda Fatima también el caso de una menor que denunció siete meses después de ser forzada a mantener una relación sexual. Fue cuando se dio cuenta de que estaba embarazada. No había manera de probar lo que había pasado. “El conocimiento que tienen las víctimas”, dice la abogada, “es muy bajo. Por ejemplo, muchas se lavan
después del acto y las evidencias, como el semen o la sangre, desaparecen”.

Tampocosuele haber testigos en el momento del delito. Eso para aquella joven que quiera denunciar, pese al temor de que los grupos que controlan el campo la echen de allí. O pese al doble estigma que ya cargan muchas de ellas: ya fueron vejadas por Boko Haram,
ahora los son por los que debieran defenderlas. Dicho todo esto, ¿cuál es el principal enemigo de las mujeres en Nigeria? “La sociedad nigeriana”, responde Fatima. La que reduce al mínimo el papel de las mujeres; la que las silencia y sepulta para que no denuncien. Otra foto que no se quita de la cabeza. La niña tenía seis años. Su madre la había llevado a una clínica del campo de desplazados porque tenía una herida que se había hecho, según su versión, al caerse. “Tras un examen médico”, relata la abogada, “se dieron cuenta de que sangraba desde sus
órganos sexuales, por una herida más profunda que la que decía la madre”. La
organización de Fatima denunció a la madre, pero la precariedad de la clínica no pudo reunir las evidencias suficientes para que el caso siguiera adelante.

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

LEYES QUE DESPELLEJAN Y LEYES PARA EL ENGORDE

Salvador Santos, 31-enero-2018, es ATRIO

  1. Denuncia sin caducidad

Hay situaciones que no cambian. También, denuncias que no pasan. Estas severas palabras dirigidas a los dirigentes del pueblo no han perdido actualidad desde que se escribieron hace aproximadamente dos mil setecientos años:

“Escuchadme, jefes de Jacob, príncipes de Israel:
¿No os toca a vosotros ocuparos del derecho,
Vosotros que odiáis el bien y amáis el mal?
Arrancáis la piel del cuerpo, la carne de los huesos, 
os coméis la carne de mi pueblo, lo despellejáis,
le rompéis los huesos, lo cortáis
como carne para la olla o el puchero” (Miq 3,1-3).

  1. Tres pilares del sistema

Resulta obvio:

– El sistema sigue fortaleciendo sus pilares fundamentales: tener, subir, mandar.

– Los responsables políticos persisten en amparar la insolidaridad sin escrúpulos.

– Y lo que es peor, las víctimas de este sistema injusto son siempre las mismas: los insignificantes.

 

  1. Decretos con truco

El sistema está organizado de manera que la solidaridad y el acercamiento a la justicia social han de conseguirse por decreto. Pero la realidad pone al descubierto que en esa vía se halla la fuente del engaño.

Cuando se escarba en las decisiones políticas asoman trucos y más trucos. Trucos que urge denunciar. Porque los decretos no solo se significan por su irritante lentitud de aproximación a la justicia social, sino que en ocasiones alejan de ella con absoluto descaro. En la práctica, unos decretos alimentan la insolidaridad y despellejan a los más débiles; por contra, otras leyes casi ignoradas favorecen a los atocinados de robustas economías.

 

  1. Una ley que despelleja

El 20 de abril del 2012 apareció publicado en el BOE el real decreto-ley 16/2012 estableciendo medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones. En la cabecera, un título rimbombante. En su interior, una de sus medidas obligaba a los pensionistas al copago farmacéutico. A criterio de los dirigentes la sostenibilidad del sistema nacional de salud exigía también despellejar un poco más a los ya bastante desollados pensionistas.

 

  1. Otra para el engorde

Casi veinte años antes, el 29 de diciembre de 1992, se incluyó en el BOE la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido. Dicha ley declaraba exenta de IVA los servicios de medicina privada. La norma eximía de ese impuesto a quienes contaban con poder adquisitivo suficiente para acceder a tales servicios médicos. Una manera de animar y beneficiar el negocio de la medicina privada concediendo facilidades a sus usuarios. Resulta curioso que nadie hable de esta medida casi desconocida. Se mantiene escondida en el cajón del olvido. Hasta la rehúyen los partidos políticos autodenominados progresistas.

Interesa saber que la sanidad privada ingresa oficialmente cada año por encima de los treinta mil millones de euros. Nada menos que un 3,5% del PIB. Una cifra, eso sí, controlada. La de imposible comprobación, la que en este sector se maneja en dinero negro, puede alcanzar cotas probablemente escandalosas.

 

  1. Ley para el desuello periódico

Meses después del Decreto-Ley que obligaba al copago farmacéutico, apareció otra ley para el desuello, la Ley 23/2013, que regula -según su título- la Revalorización del Sistema de Pensiones de la Seguridad Social.

La desfachatez de los dirigentes del pueblo llega al punto de llamar revalorización a la ininterrumpida devaluación de las pensiones. Piensan, quizá debido a sus cortas luces, que los epígrafes transforman la realidad y tranquilizan a los desfavorecidos. Olvidan que la dramática realidad de una gran mayoría de pensionistas sigue estando ahí, a la vista, denunciando su incapacidad. Los despellejados empeoran, continúan perdiendo piel sin remedio. Y son los dirigentes quienes con sus medidas legales la arrancan del cuerpo, como denunciaba Miqueas hace 2700 años.

 

  1. Isaías acertó al describirlos

También desde aproximadamente 2700 años la descripción que hizo Isaías de los dirigentes no ha perdido una pizca de actualidad:

“Tus jefes son bandidos, socios de ladrones:

Todos amigos de sobornos, en busca de regalos” (Is 1,23).

 

  1. Excusas, soluciones y un ejemplo

Acuden una y otra vez a la excusa de la falta de recursos financieros para atender las necesidades sociales de los insignificantes. Engañan. Hay recursos suficientes en ‘A’ y recursos sobrados procedentes de ‘B’. Existe una larga lista de medidas a adoptar para reponer las pieles arrancadas y lograr una aproximación a la solidaridad ahora inexistente. Nos limitamos aquí a la pequeña parcela que estamos observando.

Aplicar el IVA a la medicina privada produciría efectos secundarios muy beneficiosos. Un ejemplo ilustrativo: Cuando los pacientes abonan honorarios médicos en la consulta privada de un especialista, todos los ingresos de dicho especialista están fuera del control fiscal. Una factura con IVA implicaría, sin embargo, que, además de la recaudación obtenida por este impuesto, quedaran registrados los ingresos por servicios privados de los médicos. Y, en consecuencia, estos se verían obligados a declararlos con rigor. De ese modo contribuirían como les corresponde a la solidaridad y a la justicia social por decreto.

 

  1. Un camino. Nuevos pilares

Valga este ejemplo como muestra de las posibles actuaciones en otros sectores exentos de IVA: la enseñanza privada, seguros o determinadas operaciones financieras. Pero sirva, sobre todo, para entender que la retirada de la sobrealimentación a los engordados permite la recuperación de los más débiles. Un principio que, aplicado a escala global, pondría remedio al problema del hambre. Sin embargo, nada de candidez. El sistema no permite llegar tan lejos. Conoce sobradamente que el seguimiento de esa pauta conduce a la demolición de sus tres pilares fundamentales. Sus antagónicos ocuparían su lugar:

  • En vez de tener, compartir.
  • En vez de subir, igualar.
  • En vez de mandar, servir.

¿No son esos tres pilares los de una sociedad alternativa?

 

  1. Nada de igualdades injustas

La desigualdad que provoca el sistema no puede ser admisible. Algunas igualdades, tampoco. Mi amigo Chaka, un inmigrante de Costa de Marfil que se las ve y se las desea para subsistir, abona en concepto de IVA el 10% del precio del arroz que consume. Un porcentaje idéntico al del IVA aplicado a la comida para perros.

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

Jornadas XXIII aniversario Diamantino García

Os adjuntamos el programa

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

¿Qué momento es el preciso para llevar a cabo la batalla y detener la mutilación genital femenina en África?



Publicamos este documento sintetizado y traducido por Isabel Tello, colaboradora del Comité

¿Qué  momento es el preciso para llevar a cabo la batalla y detener la mutilación genital femenina en África?

El 6 de febrero, las Naciones Unidas invitarán al mundo a unirse a la batalla para reducir la práctica de la mutilación genital femenina (MGF). FGM es la eliminación ritual, parcial o completa, de los genitales femeninos externos. Se estima que 200 millones de mujeres y niñas en 30 países, la mayoría de ellas africanas, han sido “cortadas”.

Esta práctica tiene sus raíces en la desigualdad de género y su objetivo es controlar la sexualidad femenina. Por lo general, la inician y realizan mujeres que temen que sus hijas “sin cortes” estén expuestas a la exclusión social.

Se han emprendido muchas iniciativas locales en todo el continente africano para frenar esta práctica peligrosa, que amenaza los derechos de las mujeres, los cuerpos y la salud física. Algunos de estos esfuerzos son realizados por mujeres que han sufrido MGF, o incluso que lo han infligido a otros.

Aja Babung Sidibeh, por ejemplo, era una mutiladora genital femenina en su isla natal de Janjanbureh, en Gambia. Hoy en cambio, está activamente involucrada en la lucha para detener esta práctica. En abril de 2014, hizo estas declaraciones:

“Si hubiera sabido primero lo que sé hoy, nunca hubiera circuncidado a una sola mujer. Hemos causado tanto sufrimiento a muchas hijas y esposas. Si mis abuelos supieran lo que sé hoy, nunca habrían circuncidado a una mujer. La ignorancia es el problema principal.

Las MGF están profundamente conectadas con algunas costumbres y tradiciones presentes en África, pero también se practican en otros lugares, como en Oriente Medio y en Asia. En Malí y Senegal, las esposas de los herreros son generalmente ejecutoras de estas prácticas, mientras que en otros países las realizan las parteras tradicionales.

Si bien la propagación de la mutilación genital femenina en los últimos 30 años ha disminuido, no todos los Estados han progresado en este sentido. Por ejemplo Guinea: aunque está prohibido por ley, la práctica de la mutilación genital femenina es generalizada: el 97% de las mujeres y niñas de entre 15 y 49 años han sido mutiladas, según lo indicado en el informe de las Naciones Unidas de 2016, que examina el impacto de la mutilación genital femenina y la circuncisión. La MGF está presente a gran escala en cada una de las cuatro regiones naturales de ese país y en cada grupo étnico, religión y círculo socioprofesional. Si bien la práctica disminuye internacionalmente, una encuesta nacional sobre demografía y salud, realizada en 2012, ha detectado un ligero aumento en la propagación de la MGF en Guinea desde 2002. El país es el segundo en el mundo por la propagación de la mutilación genital femenina, después de Somalia .

Las Naciones Unidas han denunciado esta práctica desde la década de 1970. Alrededor de 15 Estados aprobaron leyes, celebraron conferencias y redactaron informes, pero sin cambios significativos. Por ejemplo, en la década de 1960 Guinea aprobó una ley que condenaba al mutilador, al trabajo forzado de por vida. Si la mujer sujeta a MGF muere dentro de los 40 días de la operación, la persona que ha llevado a cabo la práctica de la ablación, es condenada a muerte. Sin embargo, la ley nunca se ha puesto en práctica.

Somalilandia

En Somalilandia, una región separatista de Somalia, el caso de Edna Adan Ismail demuestra la terrible fuerza de esta tradición y los esfuerzos para ponerle fin. Edna, nacida en el seno de una familia de médicos de la alta burguesía del país, tenía ocho años cuando fue circuncidada. El objetivo de esta operación, según los miembros de su familia, era reducir el deseo sexual que experimentaría al crecer, disminuyendo así las posibilidades de promiscuidad y asegurando que sería “digna de estar casada”.

Edna dice que su madre la obligó a circuncidarse, a pesar de la firme oposición de su padre, que estaba ausente el día que fue mutilada. Cuando se dio cuenta de que el acto se había llevado a cabo en su ausencia, su padre rompió a llorar, desesperado por no poder proteger a su hija.

Desde entonces, Edna se ha convertido en una activista convencida en la batalla contra la MGF. A pesar de las ventajas injustas de los hombres, Edna asistió a una universidad inglesa y se convirtió en la primera enfermera y partera de su país (hay video)

Más tarde, Edna logró construir una clínica ginecológica, el Hospital de Maternidad Edna Adan, gracias al apoyo de muchos donantes.

El 97% de las mujeres tratadas en esta clínica fueron sometidas también a  otra forma de mutilación atroz: la infibulación.

Las consecuencias sobre la salud sexual de estas mujeres constituyen un crimen contra la humanidad. La infibulación a menudo causa una hemorragia que conduce a la muerte de la mujer o a complicaciones graves.



 

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

IMG_0269

El Pais

Publicado en Artículos y opinión | Deja un comentario

REGLAS QUE PERMITEN CONVIVIR

Ojo avizorl

Tribunal Constitucional ha permitido al señor Puigdemont presentarse como candidato a la sesión de investidura en el Parlament catalán. Recordemos: don Carles Puigdemont i Casamajó es ciudadano español y en tal condición deambula por Europa sin otro permiso

que el NIF del Reino de España.
Don Carles Puigdemont i Casamajó ha sido elegido diputado al Parlament bajo el amparo de las leyes internas del mismo Reino cuyos requisitos y procederes ha admitido. En la anterior legislatura fue presidente de la Generalitat catalana cooptado, no elegido por el pueblo soberano. Lo coopto el señor Mas presionado a irse por la CUP, grupo minoritario en aquella cámara. No ha sido legitimado por una elección democrática tras su cooptación. Cooptado en el seno de un partido condenado por corrupción y desaparecido por ello. Cuando pudo convocar elecciones en el territorio de su presidencia, no quiso hacerlo.
Don Carles Puigdemont i Casamajó decidió sustraerse a la autoridad judicial española y amparado en la legislación europea que sostienen 28 países, entre ellos España, vive desde entonces en un hotel de cuatro estrellas, ocupa una suite, en Bruselas, en su condición afirma de presidente de la Republica de Cataluña que él mismo auto proclamó
en una sesión parlamentaria cuya presidenta ha declarado y así consta que era un verbalismo sin contenido.
En su periplo europeo ha puesto a apear de un burro a los jueces y tribunales españoles.
Se ha personado ayer día 27, con procurador como manda el ordenamiento interno español, ante el Tribunal Constitucional, reconociendo así su competencia y autoridad para impugnar el recurso del Gobierno español. En este país se pueden impugnar las decisiones gubernativas. La ley ampara al autoproclamado presidente de una republica
inexistente como ciudadano español para defender sus derechos y puntos de vista ante un tribunal.
Don Carles Puigdemont i Casamajó podrá presentarse al juez que dictó orden de
detención contra él y pedirle autorización para comparecer en el pleno del Parlament como candidato, ahora sí, gracias al articulo 155 y al Tribunal Constitucional, y si es
elegido tras su discurso y presentacion de un programa político convincente, será presidente de la Generalitat catalana, en el marco y límites de la resolución del juez instructor del Tribunal Supremo ¿Quien habrá ganado?. Todos. Las reglas permiten convivir y mantener la libertad de
pensar, decir y lograr, dentro de ellas , lo que uno persiga. Bienvenido señor Puigdemont.
Alberto Revuelta

 

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

De Oxfam sobre las desigualdades de riqueza

Traducimos este texto de Le Monde, por su interés, invitando a leer y consultar el original del Informe Oxfam

Por Samuel Laurent, Aurélia Abdelbost23 de enero de 2018 a las 2:18 p.m.

Actualizado el 24 de enero de 2018 a las 08:09
La ONG afirma que “el 82% de la riqueza creada en el mundo [en 2017] benefició al 1% más rico”.Una fórmula de choque, pero cuya metodología plantea preguntas.
Las estimaciones de la organización no gubernamental (ONG) Oxfam Reino Unido se publican cada año por el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, que este año se lleva a cabo desde el martes 23 al viernes 26 de de enero de , y están ampliamente difundidas. La cifra clave en el informe de enero de 2018 es que “el 82% de la riqueza creada en el mundo el año pasado benefició al 1% más rico”. Cifras que desafían, pero también plantean la cuestión de la metodología utilizada para obtenerlas. Entonces,
como lo hemos hecho en el pasado , aquí hay algunas aclaraciones para entender de qué se trata.
“Riqueza” es aquí la riqueza neta. ¿Cómo llega Oxfam a este número? La ONG
observa que la riqueza global aumentó en $ 9,264 billones entre 2016 y 2017, mientras que la riqueza del 1% más rico aumentó en $ 7,625 billones. Al comparar estas dos cifras, Oxfam afirma que el 82% de la riqueza creada ha beneficiado al 1% más rico.
Pero Oxfam se basa en los datos de Global Wealth Databook de Credit Suisse, que publica su informe anual sobre la riqueza global. Y detrás de la palabra “riqueza” se encuentra una medida más precisa: valor neto individual. En otras palabras, para cada persona: el valor de sus activos financieros y sus activos menos sus deudas.
Ingresos, deuda y nivel de vida. El cálculo del patrimonio neto individual no muestra ingresos, lo que puede llevar a contradicciones, porque un estudiante estadounidense endeudado para pagar sus estudios será considerado más “pobre” que un empleado de
Malí que gana muy poco pero no paga. no tiene deuda Oxfam reconoce en su nota metodológica que estos casos existen pero que no distorsionarían los resultados.
Por ejemplo, un valor neto individual de más de $ 3,580 (2.926 euros) te ubica en la mitad de la población más rica del mundo. En más de 76,750 dólares (62,730 euros), pasas en la “porción” del 10% más rico del mundo. Y con una riqueza de más de 777 370 dólares (635 580 euros), sin duda importante, pero eso no es suficiente, en Francia, para estar
sujetos al impuesto sobre los activos inmobiliarios (cuyo umbral se establece en 1,3 millones ‘euros), ingresas al círculo del 1% más afluente del mundo.
Las desigualdades individuales se comparan a nivel global, sin tener en cuenta el nivel de vida de cada país, que varía mucho. Si las estadísticas proporcionadas por Oxfam sirven
como indicador y revelan la alta concentración de riqueza, no pueden tomarse en efectivo.Datos a veces reconstruidos. Sobre todo porque la recopilación de datos también
presenta inexactitudes, porque el índice utilizado por Credit Suisse es el balance general de los hogares (activos y activos menos las deudas), pero solo 48 países proporcionan estos datos. Para los 135 países que no tienen indicios de riqueza, sino simplemente de ingresos, las estimaciones se construyen.
Todavía hay 50 países para los cuales es difícil de estimar (países pequeños, como
Mónaco, o semi-excluidos de la economía mundial, como Corea del Norte), por lo que las cifras se calculan sobre la base del promedio regional. ejemplo. Los datos aún tienden a 2 ser más precisos, ya que en 2017 podrían agregarse datos sobre China, India, Japón y Rusia.
Y para las personas más ricas, Credit Suisse se basa en el ranking de Forbes , que tiene una lista de 2.043 multimillonarios en 2017, un 13% más que en 2016.
El caso de los niños. En sus cálculos, Credit Suisse solo cuenta adultos (cuenta 5 mil millones), creyendo que los niños no tienen ingresos. Para encontrar esta cifra, Oxfam simplifica y estima que 2,5 mil millones de niños se distribuyen equitativamente en la población adulta y comparten la riqueza de sus padres. Dice: “Sabemos que esta es una
estimación conservadora, ya que las familias son más numerosas en los países con menor riqueza familiar. ”
Si el hallazgo de Oxfam de una concentración cada vez mayor de riqueza en manos de cada vez menos individuos es una realidad comprobada en muchos estudios, es importante aclarar los límites de los números. presentado por la ONG que tiene como
objetivo principal promover los principios humanistas a medida que los líderes de la economía mundial se reúnen para el Foro de Davos .

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

image1

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

La izquierda española vive en una burbuja (sus mejores pensadores ya no lo niegan)

El Confidencial

Es solo un ‘sketch’ humorístico, pero con más enjundia política que muchos ensayos de cuatrocientas páginas. Se titula ‘La burbuja’ y fue emitido en el mítico programa de televisión Saturday Night Live en noviembre de 2016. Trata de cómo la izquierda estadounidense fue incapaz de encajar la victoria de Donald Trump. En vez de pedir perdón o hacer autocrítica, se encerraron en los barrios ‘cool’ de las grandes ciudades, por ejemplo, en Brooklyn, Nueva York. Esta joya del sarcasmo imagina calles libres de republicanos, donde reina la armonía racial, solo se lee prensa ‘progre’ y los billetes de un dólar llevan impresa la cara de Bernie Sanders. ¿El único problema? No han conseguido encontrar policía ni bomberos dispuestos a trabajar allí, quizá porque saben que la izquierda detesta a las fuerzas del orden o porque la gentrificación ha disparado los precioshasta el punto de que una casa de un solo dormitorio cuesta más de un millón de dólares. Divertido, ¿verdad?

Poliamor’, ‘posfordismo’ y ‘pollaviejas’

El artículo de Hernández refleja la incapacidad de ‘los partidos del cambio’ para conseguir el apoyo de los votantes más pobres, cuyos intereses teóricamente representan. “En España hoy, casi diez años después del inicio de la crisis económica, casi el 50% de las personas que no tienen ingreso alguno siguen votando al bipartidismo”, revela el demoledor informe que se analiza en el texto. Sin duda, la desconexión cultural con ‘los de abajo’ es un síntoma de la desconexión política. Un habitante de la periferia de Madrid que se desplace a Lavapiés para tomar unas cañas empezará a escuchar palabras tan éxoticas como ‘poliamor’, ‘posfordismo’ y ‘pollavieja’. Esta última alude a los varones blancos de más de cincuenta años que llegaron a posiciones de poder durante la era dorada de la alternancia de PP y PSOE.

El elitismo de Podemos

Intelectuales de referencia en la izquierda como Santiago Alba Rico hace tiempo que vieron claro este problema. Lo expuso en el artículo ‘El lío de Podemos y los tres elitismos’, publicado en 2014. Entre otras cuestiones, Alba Rico denunció el riesgo de ‘elitismo democrático’, una expresión que parece contradictoria, pero que no lo es en absoluto. Denunciaba que el funcionamiento del partido morado “acaba por dejar fuera a esa mayoría social —votante virtual de Podemos— sin la cual no se puede ganar y que ni lee ni revisa los documentos en Plaza Podemos, no asiste a las asambleas de los círculos, trabaja o busca trabajo sin parar, tiene muy poco tiempo para militar y ve además mucha televisión, lo que no le impide tener una noción bastante clara de lo que es la justicia y aspirar a un cambio real en favor de mayor igualdad, transparencia y democracia”. Dicho de otro modo: la supuesta democracia radical de los ‘partidos del cambio’ se traduce muchas veces en protagonismo desmesurado de militantes de clase media procedentes de la universidad. Esto implica la exclusión de quien tiene personas a su cargo o es absorbido por su trabajo en la empresa privada, caso de la mayoría de los españoles.

Por si fuera poco, existe otra inercia kamikaze de nuestra izquierda, relativa a su famosa ‘superioridad moral’. Cuando los activistas no están cómodos con algo —religión, familia tradicional, ejército…— le cuelgan la etiqueta de ‘facha’ en vez de intentar ofrecer una alternativa que sintonice con las necesidades y aspiraciones de ‘los de abajo’ (léase los españoles más vulnerables). El sociólogo César Rendueles, autor de varios ensayos de éxito, denunciaba estos días la distancia entre los ‘partidos del cambio’ y los problemas cotidianos de sus votantes potenciales. “En un estudio del CIS el 86% de los encuestados —mujeres y hombres— decían estar de acuerdo o muy de acuerdo con la afirmación ‘ver crecer a los hijos es el mayor placer de la vida’. Llamadme loco, pero lo mismo no es mala idea incorporar la familia al discurso de izquierdas”, apuntaba. Para la mayoría de activistas de barrio ‘cool’ la familia es una entidad anticuada, asfixiante y tirando a casposa, a pesar de que esta institución fuese el mayor factor de solidaridad interpersonal para hacer frente a la crisis económica. Por ejemplo, según un reportaje de la BBC, el 22,1% de los abuelos tuvieron que ayudar a mantenerse a sus hijos o nietos.

Alergia obrera

¿Qué salidas cabe plantear? La más práctica sobre la mesa es la llamada ‘cuota obrera’, que consiste en fomentar activamente la presencia de miembros de las capas bajas de la sociedad entre los cargos de los ‘partidos del cambio’ (por ejemplo, con listas cremallera similares a las que se usan para garantizar la igualdad de género). La propuesta proviene de la politóloga Arantxa Tirado y el rapero Nega, autores del ensayo ‘La clase obrera no va al paraíso’ (2016). A pesar del éxito del libro, que anda por la quinta edición, la izquierda ‘cool’ se ha negado a entrar en el debate, confirmando las sospechas de elitismo y desconfianza hacia las clases populares.

Romano y Nega analizan la composición social de Podemos (Pablo Bustinduy, Ramón Espinar, Jorge Lago…) y llegan a la siguiente conclusión: “Un partido capitaneado en su mayoría por personas no ya de la clase media liberal, sino de la alta burguesía depredadora y del alto funcionariado estrechamente ligado al ‘establishment’ no resulta idóneo para defender los intereses de la clase trabajadora”, señalan. También aportan una elocuente anécdota cultural: cuando Podemos se decidió a publicar una revista, le pusieron un precio de nueve euros, algo fuera del alcance de la mayoría de los precarios (la idea inicial era ponerla a trece, pero recularon). Hasta que no se sitúen en el centro las cuestiones materiales, tanto las grandes como las pequeñas, la izquierda española seguirá viviendo en una burbuja.

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario

DISCRIMINACIÓN DE GÉNERO Y EXPLOTACIÓN LABORAL DISCRIMINACIÓN DE GÉNERO Y EXPLOTACIÓN LABORAL

Un sistema patriarcal sin nacionalidad se aprovecha de esas mujeres sobrecargadas de mercancías

El Periodico, Violeta Assiego, 16-01-2018
Ahora, que bajo el paraguas de un pacto de Estado se empieza a reconocer que el género es lo que hace a las mujeres
víctimas de diferentes formas de violencia, es el momento de hablar de ellas, de las porteadoras. Estas mujeres cruzan nuestra frontera sur cargando sobre sus espaldas mercancías que les son ajenas. Bultos que llegan a alcanzar los 90 kilos de un peso que ni una mula sería capaz de soportar. Cargan fardos llenos de productos básicos que vienen de España y van a Marruecos. Viajes por los que las porteadoras reciben una cantidad irrisoria de entre 4 y 10 euros (por bulto) y que, por el tipo de esfuerzos que tienen que realizar, no superarán los cuatro viajes.
No solo envejecen y pierden la salud con cada porte, también sufren agresiones y arbitrariedades de todo tipo: acoso y
abuso sexual, vejaciones e insultos, maltratos físicos y psicológicos, confiscaciones de la carga, exigencia del pago de sobornos, rechazo a sellar el pasaporte e incluso avalanchas que han llegado a costarles la vida a porteadoras, tal y como viene denunciando APDHA.
Esta misma semana, el lunes, nos informaban de las últimas dos porteadoras que morían pisoteadas: ya son siete en menos de un año. Las muertes de estas mujeres se pueden evitar porque evitarse pueden las avalanchas y los tumultos
que tienen lugar en las idas y venidas a los pasos fronterizos del Tarajal (en Ceuta) o del Barrio Chino (en Melilla).
Pero nadie investiga suficientemente porque hacerlo sería reconocer no solo que está ocurriendo algo que,
posiblemente, no debería ocurrir sino que está ocurriendo por la situación de la mujer en el país vecino. Así que, al final cuando las autoridades de ambos países hablan​ públicamente​ de estas muertes les restan importancia mientras los medios caen en los clichés racistas que culpabiliza a las mujeres. Se deshumaniza la situación​,​ no ​nos ​vayamos a interesar por saber lo que hay detrás.
Espaldas encorvadas

No es ‘equipaje de mano’ lo que llevan las porteadoras sobre sus espaldas encorvadas. Es la mercancía de
un negocio alegal que carece de regulación y que a ellas apenas les da para sobrevivir. Lo llaman comercio atípico pero este es uno de esos eufemismos que busca dotar de legitimidad social a una actividad que humilla a quien la tiene que
realizar, por lo general mujeres. Ocurre a la vista de todos, en días y horas fijas, y se asemejaría demasiado al
contrabando si no se realizase en presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado español y de la policía marroquí.
La opacidad y el silencio son dos elementos claves para que se realice esta actividad que mueve mucho dinero. Según una información también reflejada por APDHA «en el 2014, este comercio reportó 1.400 millones de euros anuales, un tercio de la economía de las dos ciudades autónomas españolas». Sin embargo, la importancia de esta atípica
modalidad comercial no se traduce en oportunidades para las mujeres porteadoras, todo lo contrario, parece que la codicia estimula que se desarrolle en condiciones crueles, degradantes e inhumanas.
Y para que esa estructura de explotación laboral dé el máximo beneficio, las mujeres pobres de Marruecos son las
víctimas perfectas. Valen más las mercancías que portan que el que se vele por su seguridad e integridad. De hecho, es muy importante que todo aparente normalidad aunque eso justifique la presión y el trato denigrante que reciben las mujeres, no solo por parte de los comerciantes sino también por las propias fuerzas de seguridad.
Tropiezos y avalanchas
Gritos, insultos, empujones y amenazas, lo que haga falta con tal de evitar que las porteadoras estorben, obstruyan el
tráfico y entorpezcan el paso fronterizo. Todo el traslado de mercancías se debe hacer con la mayor celeridad. Es en
estas circunstancias en las que se producen los tropiezos y las avalanchas que provocan estas muertes.

Y si no nos extraña la pasividad de quienes nos gobiernan es porque este tipo de tragedias las vemos como ajenas. Pero no, estas mujeres son de las nuestras. Son víctimas de las violencias de género de un sistema patriarcal sin
nacionalidad. De un sistema dirigido por hombres que abusa de ellas desde y en nuestro país, que se aprovecha de la
situación de extrema necesidad en la que viven por el hecho de ser mujer. Da igual que sean marroquís. Son de las
nuestras y tenemos en marcha un pacto de Estado que las debe incluir.

Publicado en Actualidad, Artículos y opinión | Deja un comentario