Tempestad sobre Washington

Publicado originalmente en la Republica de las Ideas

JAIME RESTON 09/05/2020

El ‘virus chino’ amenaza la presidencia de Donald Trump.

Entre los muchos destrozos que está causando la pandemia del coranovirus hay algunos ‘daños colaterales’ de alta incidencia política como pueden ser la derrota de Donald Trump en los comicios presidenciales de EE.UU el 2 de noviembre, y el inesperado ocaso de su buen amigo Vladimir Putin en Rusia, donde sufre una ola de indignación y casi revuelta nacional por su pasividad frente a los efectos infecciosos, económicos y sociales de la epidemia.

Con motivo del 75 aniversario de la capitulación de Alemania al término de la II Guerra Mundial el presidente Vladimir Putin tenía previsto un espectacular desfile militar en la Plaza Roja de Moscú al que iban a asistir los presidentes de Francia, Enmanuel Macron, y de China, Xi Jinping, en un momento en el que Putin iba a someter a referéndum su última reforma constitucional que lo convierte en Presidente casi vitalicio -hasta 2036-, en el nuevo ‘Zar de todas las Rusias’.

Pero el coranovirus le ha suspendido a Putin todos sus festejos, como a su amigo Donald Trump (con el que conspiró para derrotar a Hillary Clinton en las elecciones de 2016), el ‘virus chino’ está poniendo enserias dificultades campaña electoral de las elecciones presidenciales de noviembre.

Lo que podría significar un vuelco en contra de Trump quien, tras superar el ‘impeachment’ en el Congreso americano, parecía el indiscutible ganador de la contienda presidencial frente a líder Demócrata y ex vice presidente de Barack Obama, Joe Biden.

Pero el ‘virus chino’, cuyo nacimiento Trump pretende imputar al Gobierno de Pekín, está destruyendo el primer y gran argumento electoral de Trump como lo era la pujanza de la economía y el casi pleno empleo. Porque la epidemia que Trump despreció en sus inicios -como otros gobernantes del mundo- está causando estragos en el empleo y la economía americana.

A finales de abril la tasa de desempleo superó el 14,7 % (se han perdido 20 millones de empleos) algo nunca visto en USA desde la gran depresión de 1929. Y amenaza con aumentar en mayo cuando más de 33 millones de norteamericanos se han apuntado al subsidio de desempleo, y son miles las empresas que están cerrando o cayendo en picado por causa del virus.

Además, Trump lejos de tener un plan para frenar la crisis sanitaria y la económica está alentando las dos con discursos contra el confinamiento que pretenden reactivar la economía (para salvar sus elecciones), que lejos de causar efectos positivos aumentan el miedo a los contagios y la muerte, en un país donde ya reconocen 1.300.000 de personas infectadas por el virus y cerca de 80.000 fallecidos.

Y todavía falta por ver -lo estarán estudiando en La Casa Blanca- si la guerra comercial de Trump contra China y Europa puede, en estas circunstancias, beneficiar a USA o incluso empeorar la situación de la economía americana. A sabiendas Washington que China parece tener controlada la epidemia y su industria y economía ha vuelto a funcionar con normalidad, mientras en USA la epidemia aún está lejos de desaparecer.

Y en esta situación y con los graves errores cometidos por Trump al inicio de la epidemia, va a resultar difícil de imaginar que el presidente logre ganar los debates televisados que llegarán al inicio del otoño. Aunque aún quedan seis meses de campaña electoral y la ‘América profunda’ y rural, que adora a Trump y se mofa de la epidemia, seguirá apoyando a su líder hasta el final. Pero a estos entusiastas del ‘trumpismo’ la fantasmal legión de los parados americanos y el hundimiento de las empresas los pueden frenar.

En el cuartel general de la primera campaña electoral de Bill Clinton un gran cartel que decía ‘La Economía, ¡imbécil!’, le recordaba al equipo electoral de Clinton cual debía ser el mensaje principal para alcanzar La Casa Blanca. Trump también cree en ello pero la economía se le empieza a desmoronar.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.