Tres claves para entender a los ‘chalecos amarillos’

Publicado originalmente en CuartoPoder.es

  • Más del 70 por ciento de la población apoya a los ‘chalecos amarillos’, a pesar de las escenas de violencia en los Campos Elíseos y otros lugares emblemáticos de París
  • Aunque el movimiento sigue siendo más fuerte en áreas rurales y periurbanas, desde el 1 de diciembre también hay bloqueos de carreteras y manifestaciones en las grandes ciudades

El macronismo se tambalea. El movimiento de los ‘chalecos amarillos’ ha sumido Francia en la crisis política más grave desde que Emmanuel Macron llegó al poder en junio de 2017. El movimiento nació como un grito de protesta contra la subida de impuestos a los combustibles pero, en menos de un mes, los ‘chalecos amarillos’ se han convertido en el catalizador de un amplio y heterogéneo movimiento contra las políticas económicas neoliberales que el país lleva padeciendo desde hace décadas, aceleradas por Macron. Más del 70 por ciento de la población apoya a los ‘chalecos amarillos’, a pesar de las escenas de violencia en los Campos Elíseos y otros lugares emblemáticos de París. Estas son algunas claves para entender el movimiento.

¿Quiénes son los ‘chalecos amarillos’ y qué quieren?

El movimiento nació en las zonas más afectadas por la subida de impuestos a la gasolina y el gasoil: la Francia rural y las pequeñas ciudades, en las que el coche sigue siendo imprescindible para desplazarse. Macron presentó la subida de impuestos como una medida ecologista, obviando el hecho de que millones de franceses no tienen alternativa al coche (entre otras cosas debido al cierre de líneas de tren de cercanías por el gobierno de Macron y sus antecesores). Por lo tanto, en muchos casos la subida del precio del combustible no será un incentivo para reducir el uso del vehículo privado, sino solo un castigo para las clases populares y medias de amplias regiones del país. Aunque el movimiento sigue siendo más fuerte en áreas rurales y periurbanas, desde el 1 de diciembre también hay bloqueos de carreteras y manifestaciones en las grandes ciudades.

La reivindicación inicial de los ‘chalecos amarillos’ era la anulación del impuesto sobre el combustible pero el 29 de noviembre el movimiento publicó una lista de reivindicaciones mucho más amplia, elaborada mediante una encuesta en Facebook en la que participaron 30.000 personas: subida del salario mínimo, salario máximo de 15.000 euros, cero personas sin techo, protección del pequeño comercio, subida de impuestos a las grandes empresas y bajada para las pequeñas, rechazo del sistema de jubilación ‘por puntos’ diseñado por Macron, subida de las pensiones más bajas, jubilación a los 60 años, indexización de los salarios respecto a la inflación, limitación de los alquileres, fin de las políticas de austeridad, lucha contra el fraude fiscal, incremento de las prestaciones para personas discapacitadas, prohibición de las privatizaciones, más recursos para la justicia y la policía, eliminación del programa de ayudas a las grandes empresas que cuesta 20.000 millones de euros al año, reducir el número de estudiantes por clase…

La lista de demandas – que a menudo son comparadas con los cuadernos de quejas dirigidos por la población a la Asamblea Nacional al principio de la Revolución Francesa – también incluye ambiciosas propuestas de reforma política, que suponen un desafío a la hiperpresidencialista V República impuesta por el general Charles de Gaulle en 1958: limitar el salario de los parlamentarios, introducir el referéndum popular para proponer leyes y alargar el mandato del presidente para que no coincida con las elecciones legislativas (con el fin de reforzar el control popular sobre el poder). Los ‘chalecos amarillos’ reclaman que sus propuestas sean sometidas a referéndum.

¿Quiénes son sus aliados?

Algunos de los impulsores del movimiento pertenecían a organizaciones de extrema derecha, como el partido Francia en Pie de Nicolas Dupont-Aignan (que apoyó a Le Pen en las presidenciales de 2017). Como contamos en Cuarto Poder, la presencia de la ultraderecha hizo dudar a La Francia Insumisa y los sindicatos sobre su postura hacia el movimiento. Jean-Luc Mélenchon acabó apoyando las movilizaciones y se ha convertido en su principal portavoz en la Asamblea Nacional. Por su parte, François Ruffin, también diputado de FI y uno de los impulsores del movimiento Nuit Debout, organizó un acto en la mítica plaza de la República animando a los militantes progresistas parisinos a apoyar el movimiento. En solo tres semanas, el movimiento ha experimentado un claro giro a la izquierda, como muestran sus propuestas.

Los sindicatos han cambiado su postura: después de la primera jornada de protesta, el secretario general de la CGT, Philippe Martinez, afirmaba en una entrevista con Cuarto Poder que “el movimiento es legítimo” pero recordaba la presencia entre los manifestantes de militantes de ultraderecha y empresarios que querían que el movimiento se opusiese a los impuestos y las contribuciones sociales en general. Después del éxito de los bloqueos del 17 de noviembre, cada vez más organizaciones sindicales convocan a sus militantes a unirse a los bloqueos de carreteras, aunque las cúpulas nacionales no lo han hecho. En las últimas manifestaciones, colectivos de trabajadores precarios y sindicatos se entremezclaron con los ‘chalecos amarillos’.

También se han producido convergencias entre el movimiento y colectivos antirracistas y feministas, lo que ha sido fundamental para contrarrestar la presencia de la extrema derecha en el movimiento. Como explicaba Assa Traoré, hermana de Adama, un joven negro que murió en manos de la policía, “vamos a apoyar a los chalecos amarillos y expulsar a los chalecos amarillos racistas”. La incorporación masiva de la población – mayoritariamente árabe y negra – de los castigados barrios periféricos a la protesta le daría un empujón decisivo al movimiento. En Montpellier, el pasado 25 de noviembre la manifestación contra la subida de la gasolina recibió con aplausos a la marcha contra las violencias machistas. Ante los insultos xenófobos y homófobos en algunos cortes de carretera, los ‘chalecos amarillos’ publicaron un comunicado rechazando los comportamientos discriminatorios de algunos manifestantes. Finalmente, se han unido a las protestas los estudiantes de secundaria, que bloquearon cientos de institutos en todo el país el pasado 6 de diciembre contra la política educativa de Macron y en solidaridad con los ‘chalecos amarillos’. Un vídeo que muestra a decenas de adolescentes detenidos de rodillas en el barro por la policía ha incendiado las redes, avivando la indignación contra el gobierno.

¿Hasta dónde puede llegar el movimiento?

Los ‘chalecos amarillos’, que más allá de los días de movilización mantienen cortes de carretera selectivos por todo el país, han conseguido hacer retroceder al gobierno de Emmanuel Macron por primera vez desde su llegada al poder. Tras tres semanas de movilizaciones, el primer ministro Edouard Philippe anunció la “suspensión” de la subida de impuestos, pero Macron le corrigió inmediatamente: la subida debía ser anulada definitivamente. Esta cesión no ha hecho más que alimentar las esperanzas del movimiento.

Pero las demandas de justicia fiscal de los ‘chalecos amarillos’ son diametralmente opuestas al proyecto político de Emmanuel Macron, que sigue el dogma neoliberal de desregular la economía y reducir los impuestos a los ricos y las grandes empresas, supuestamente con el objetivo de que algo de su riqueza llegue al resto de la sociedad. Si las movilizaciones siguen creciendo y se repiten las escenas de violencia, Macron podría destituir a su primer ministro y hacer más concesiones parciales para incrementar el poder adquisitivo de las clases populares y medias. Puede que estos gestos, combinados con la llegada de las vacaciones de Navidad, sean suficientes para calmar la calle. Si no, la salida de la crisis es incierta y no se excluye la posibilidad de que el presidente se vea obligado a disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones. Como recuerdan los ‘chalecos amarillos’, la Revolución Francesa empezó con unas revueltas por el precio del pan…

2total visits,1visits today

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.