Última hora sobre los atentados con bombas en Sri

Adam Dean for The New York Times

Lanka: se identifica el grupo terrorista y aumenta el número de muertos.
The New York Times
22 de abril de 2019
• La policía de Sri Lanka ha arrestado a 24 personas en relación a una serie de
devastadores atentados suicidas en hoteles e iglesias el domingo de Pascua que
dejaron casi 300 muertos y más de 500 heridos.
• El gobierno ha culpado de estos ataques a los Thowheeth Jama’ath, una organización
terrorista islámica radical poco conocida. Hace diez días, un oficial de policía advirtió
sobre una amenaza en las iglesias por parte del grupo, pero las autoridades no
actuaron sobre esta información.
• Un análisis forense de partes de cuerpos encontradas en seis sitios determinó que
siete terroristas suicidas realizaron los ataques en tres iglesias y tres hoteles, según
The Associated Press.
• El lunes por la noche se estableció un toque de queda en Colombo, la capital. Y el
gobierno bloqueó los principales servicios de redes sociales y mensajería, incluidos
Facebook y WhatsApp, para frenar la propagación de información errónea.
Aumenta el número de muertos
Según fuentes de la Policía, el número de muertos aumentó significativamente de la
noche a la mañana a 290, agregando que alrededor de 500 personas también habían
resultado heridas en los ataques a distintos sitios en todo el país.
El Ministerio de Exteriores de Sri Lanka ha dicho que al menos 36 extranjeros estaban
entre los muertos. Los países que han confirmado la muerte de sus ciudadanos
incluyen Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña, China, Japón y Portugal.
Ruwan Gunasekera, un portavoz de la policía, no ha revelado cuántas personas
murieron en cada uno de los nueve sitios, incluidas tres iglesias y tres hoteles.

¿Quiénes son los nacionales Thowheeth Jama’ath?
Funcionarios dijeron el lunes que un grupo islamista poco conocido, que promueve la
ideología terrorista islámica en el sudeste asiático, ha sido el responsable de los
ataques.
El grupo, National Thowheeth Jama’ath , tenía antecedentes por llevar a cabo actos
vandálicos en estatuas budistas, pero realmente no se tenían referencias de ataques
terroristas.
El ministro de Sanidad, Rajitha Senaratne, ha calificado al grupo como «una
organización local» y ha dicho que todos los atacantes suicidas parecían ser ciudadanos
de Sri Lanka.
El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, dijo el domingo que no había
sido informado sobre la existencia de una amenaza hace 10 días. Ésta habría sido
llevada a cabo por un grupo islamista radical. Este hecho ha generado una
preocupación porque se considera que ha habido un fallo en los servicios de
inteligencia.
EEUU advierte de posibles ataques adicionales
El Departamento de Estado de EE.UU ha manifestado que los grupos
terroristas «continúan planeando posibles ataques en Sri Lanka» y se ha incrementado
las alertas a visitantes sobre posibles amenazas.
Han hecho énfasis en que los terroristas podrían atacar «con poca o ninguna
advertencia» y enumeraron varios objetivos potenciales, incluidos lugares turísticos,
centros de transporte, mercados, centros comerciales, oficinas gubernamentales,
hoteles y lugares de culto.
El activar el nivel de “asesoramiento a visitantes”, está considerado el segundo nivel
de precaución de los cuatro niveles existentes. Hasta ahora, había sido activado el
nivel más bajo, el que hace referencia a la consideración de “precauciones mínimas”.
Este nivel de alerta, sin embargo no ha especificado qué hubiese algún grupo que
pudiera estar planeando ataques, o quién habría podido ser responsable de la
violencia del domingo.
El Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia también ha
aumentado su nivel de precaución después de producirse los ataques e instó a los
viajeros el lunes a «reconsiderar su necesidad» de ir a Sri Lanka.

Las redes sociales están cerradas
Los funcionarios de Sri Lanka bloquearon temporalmente varias redes sociales ,
incluyendo Facebook e Instagram. Los usuarios también informaron que no pudieron
acceder a los servicios de mensajería WhatsApp y Viber.
Aunque los ataques del domingo no tienen un vínculo conocido con las redes sociales,
Sri Lanka tiene una historia problemática con la violencia incitada en las plataformas
sociales. Su prohibición fue un paso extraordinario y refleja las crecientes
preocupaciones globales sobre las redes sociales.
Santuario de San Antonio en Colombo el lunes.

Isabel Tello Sánchez. Comité René Cassin

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.