Un respeto para los tribunales alemanes

Publicado originalmente en República.com

José Luis Manzanares17/07/2018

En derecho casi todo es discutible, pero naturalmente en el terreno jurídico. Los jueces están para interpretar las normas, aunque sus conclusiones no se acomoden al “sano sentir popular” o a determinadas demandas en las que se mezclan los legítimos intereses de los partidos políticos y los no siempre tan respetables de la pugna partidista. Tras esa advertencia, vayan unos breves comentarios al rechazo del Tribunal Superior de Schleswig-Holstein a entregar al ex presidente catalán Puigdemont para ser juzgado en España por el delito de rebelión.

En primer lugar, no hay una conjura internacional contra España (antes decían que la hubo judeo masónica), ningún menosprecio de nuestro Tribunal Supremo por parte de aquel Tribunal Alemán de ámbito, en principio, autonómico. La Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) deja a cada país la regulación del procedimiento para tramitar y resolver las correspondientes solicitudes. Los alemanes se han inclinado por estos Tribunales Superiores de los Länders y nosotros por la Audiencia Nacional, también si la petición proviniera de un Tribunal Supremo extranjero. Así, pues, menos gestos de dignidad ofendida.

En segundo término, el Tribunal Superior de Schleswig-Holstein no ha entrado ni podía entrar en si los hechos atribuidos a Puigdemont configuran o no un delito de rebelión en el Código Penal Español. Se ha limitado a afirmar que son atípicos en el derecho alemán, o sea, que en la República Federal serían impunes porque su delito de alta traición (allí no existe el de rebelión como tal) requiere de una violencia medial o amenaza de la misma que, en este caso, no se habría dado con la intensidad requerida. Que para nosotros pueda haber delito de rebelión, con una interpretación más laxa de la violencia, no es cosa suya.

En tercer lugar, sería conveniente tener bien claro que es la propia Orden Europea la que distingue entre una larga lista de delitos en los que la entrega es casi automática y aquellas otras infracciones criminales en la que se aplica el principio de doble incriminación, de forma que la entrega solo procedería si los hechos fueran constitutivos de delito también en el país al que se dirige la petición. Repitámoslo, los tribunales alemanes y sólo los alemanes serán competentes para pronunciarse sobre este punto que solo a su derecho se refiere. No ha habido choque de trenes, ni actitud ofensiva frente a nuestro Tribunal Supremo, ni nada por el estilo.

En este caso la Orden Europea ha funcionado correctamente, aunque no con el resultado deseado por nuestro Tribunal Supremo.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.