Una escultura monumental para conectar con las leyes de la naturaleza.

1534428734_532466_1534493046_noticia_normal

La escultura ‘Link’, frente al Flatiron. ayer jueves. MIGUEL RAJMIL EFE

También se puede interactuar con la física paseando por una plaza peatonal en Nueva York. Ese es el propósito de la
monumental escultura instalada frente al icónico Flatiron, obra del artista madrileño Jorge Palacios. En ella utiliza la madera como si fuera un fluido para articular las leyes de la naturaleza.
A través de las proporciones explora así la conexión entre el planeta y el mundo que crea el ser humano.

La pieza se llama Link, conexión, y se alza en la plaza pública situada al norte del cruce en el que converge Broadway y la Quinta Avenida en calle 23, a las puertas del popular complejo de restauración Eataly frente al Madison Square Park. El Flatiron es una de los vecindarios más emblemáticos de Nueva
York. Con los años se ha convertido en un centro cultural muy vibrante.

Con esta escultura intenta verificar si puede transmitir la sensación de ligereza desde una pieza de gran dimensión, jugando con las curvas. “Esa captura del instante detenido en el tiempo es lo que me interesa”, explica Palacios, “es como
tratar de transmitir la rotundidad y la contundencia desde esculturas más pequeñas”.

La muestra en el The Noguchi incluye nueve obras. Cinco exploran la dinámica de fluidos en diferentes escalas. Otras
esculturas se enfocan en fuerzas de mayor magnitud, como las que provocan los tornados. La exhibición incluye una nueva escultura cinética inspirada en el juguete japonés que Hasbro rebautizó como Weeble y otra en suspensión que recuerda que la masa es una condición previa al movimiento.

Aunque el artista tiene un estudio en el barrio neoyorquino de Chelsea, la imponente escultura en el Flatiron se creó en Madrid. La instalación está respaldada también por Porcelanosa, que tiene su tienda insignia en esa misma plaza, y por la oficina cultural de Consulado de España en Nueva York. Jorge Palacios ya instaló hace tres años otra escultura en el SoHo, titulada Sketch in the Air. El concepto es similar, fomentar la conexión de ciudadano con
el arte en el desarrollo de la ciudad. Es la primera vez, de hecho, que The Noguchi decide llevar parte su muestra a un
espacio público para que interactúa. Es algo que se podrá hacer también con algunas piezas en el interior del museo.

“Nos dejan intervenir en diálogo con la colección permanente”, concluye Palacios.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Artículos y opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.