Lo que no entiende Feijóo

Publicado originalmente en la República

El Manantial

Pablo Sebastián
El Manantial

Publicado: 22 de enero 2023, 18:20h

El líder del PP Alberto Núñez Feijóo ha pedido al presidente Pedro Sánchez, con exceso de optimismo, ‘que abandone la política’. A Feijóo se le podría pedir, con bastante realismo, que ejerza como líder de la Oposición.

No en vano el día que el presidente Sánchez nos anunció la reforma de los delitos de sedición y malversación del Código Penal, en el beneficio de los golpistas de Cataluña y mientras crece el número de violadores y agresores sexuales que se benefician de la Ley Montero (pronto llegarán a 300), Feijóo debió haber presentado en el Congreso una moción de censura en contra de Sánchez.

Y el día en el que el vicepresidente Gallardo de Castilla y León anunció un protocolo de acoso a las mujeres que en esa Comunidad quieren abortar, el presidente Feijóo debió anunciar, e imponer a Mañueco, el cese inmediato y fulminante de Gallardo como vicepresidente del Gobierno de Valladolid.

Y el pasado sábado Feijóo debió participar en la manifestación de Madrid ‘por España y la Constitución’ y contra de Sánchez, en lugar de ausentarse para que no le hicieran una foto con Abascal. El que sí estuvo en Cibeles ocupando los medios de comunicación, mientras el PP estaba representado por un desconocido llegado de Galicia, Tellado, secretario de organización.

Feijóo no actúa como debiera por escasez de liderazgo u omisión de acción. Y sobre todo que no entiende el porqué Pedro Sánchez no se hunde en las encuestas (ni reforma la Ley del ‘solo si es sí’), a pesar de todo lo que está ocurriendo en los tribunales y en España.

Y la explicación a este desconcierto de Feijóo es muy sencilla, a decir de Sánchez quien asegura: Feijóo pretende liderar un gobierno de extrema derecha en España con Vox y Abascal de vicepresidente. Y eso le ayuda a Sánchez para unir el PSOE y retener a sus votantes. Y lo ocurrido en Castilla y León con Gallardo (mientras Feijóo desapareció) le da a Sánchez la razón.

El discurso ‘sanchista’ de un Gobierno de la extrema derecha de Feijóo con Abascal, además de parecer cierto (si el PP no logra una mayoría absoluta, lo que al día de hoy es imposible de imaginar), es el talismán, la clave y el gran argumento de Sánchez para aguantar el temporal y buscar un muro de resistencia de cara a las elecciones del 28 de mayo.

Y no digamos si Sánchez utilizara en las próximas semanas el ‘as’ que tiene en la manga: el cese de la ministra Montero y las reformas de las leyes del ‘Solo si es sí’ y Trans, mientras Feijóo permanece ‘en la cama’ con Abascal en el ‘discreto apartamento’ que ambos tienen en Castilla y León.

Si Sánchez rompe con UP -que lo hará antes de las elecciones generales- y Feijóo no rompe con Vox, es muy posible que Sánchez obtenga un resultado moderado en mayo y que vuelva a ganar las elecciones en diciembre, o que sume una mayoría de Gobierno suficiente con sus aliados Frankenstein.

Pero si Feijóo no consigue un buen resultado en mayo y se le nublan sus opciones para las elecciones generales de diciembre en ese caso, y si Ayuso ha obtenido un buen resultado en Madrid, nadie debería descartar que la presidenta madrileña lance desde la Puerta del Sol su candidatura a presidir el Gobierno de España, impulsada por Aznar y los medios de comunicación de la derecha que ‘alimenta’ y controla Rodríguez.

Naturalmente, en la dirección del PP consideran que todo va muy bien, que Feijóo actúa con gran responsabilidad y moderación y que el 28 de mayo las urnas les darán la razón. Pero ¿y si se equivocan y Sánchez sobrevive a los ‘idus’ de mayo y gana en diciembre? Pues entonces el que deberá de ‘abandonar la política’ será Feijóo.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.